Arenas Movedizas

Espacio para la reflexión, análisis y comunicación de temas que me interesan

¿Por qué no confiamos en los políticos?

 

No resultan cercanos, tienen privilegios desmesurados, practican el enchufismo y hacen caso omiso de las reivindicaciones ciudadanas

Los casos de corrupción y la crisis económica han incrementado la impopularidad de los políticos españoles

 

Se percibe en la calle, y se confirma en las encuestas. La población está cansada de mentiras y tomaduras de pelo. De trajes con corbata y pelos engominados. De coches oficiales, dietas y sueldos –en cualquier caso- bastante aceptables. Está harta de la denominada “clase política” en un país donde cada vez más familias tienen dificultades para comer todos los días. Hace unos años esto era impensable, ahora es de lo más común. Pero ¿por qué echamos la culpa a los políticos de todos nuestros males, cuando a priori ellos quieren lo mejor para nosotros y se presentan a unas elecciones con su mejor voluntad, con promesas idílicas para convencernos de que son la mejor opción? En el siguiente decálogo expongo algunas de las razones que se me ocurren:

banksy_balloon_girl_-_spt_hood_cu

1. Se ven envueltos en demasiados casos de corrupción. A pesar de esa buena voluntad que muestran inicialmente, y que siempre que pueden recalcan, se ha pillado a demasiados políticos aprovechándose de su posición privilegiada para sacar beneficio a costa de los ciudadanos. Prevaricación, cohecho, malversación de fondos públicos o tráfico de influencias son algunos de los delitos más comunes. Nos enteramos a través de los medios, forma parte del “pan nuestro de cada día”, lo que denota que se ríen de nosotros continuamente. Incluso, cuando se demuestra que son culpables, raramente son sancionados, acaban en la cárcel o devuelven lo sustraído. Con ello, dejan claro lo poco que les importan sus representados y lo mucho que les gusta vivir desahogados, mientras una parte importante de la población pasa necesidades.

2. Practican el enchufismo (también denominado dedocracia). Resulta que desde la administración más grande a la más pequeña del país -no se si con alguna excepción- tenemos ejemplos de familiares y amigos de alcaldes, concejales, diputados y demás cargos electos que trabajan en dependencias públicas o en empresas relacionadas con la administración -tanto públicas como privadas-. De este modo, todo queda en casa, y todos cobran de lo que pagan los españoles a través de los cada vez más elevados impuestos o se benefician de un puesto de trabajo por tener un familiar/amigo/conocido con cierto poder.

3. Tienen sueldos más que aceptables. Existen ejemplos de políticos que cobran un salario muy elevado. Suelen ser los que ocupan cargos destacados dentro del organigrama político, y lo justifican porque sus puestos conllevan mucha responsabilidad: Presidente del Gobierno, ministros, diputados, alcaldes, presidentes de CCAA… Pero ¿y el resto? Pues tampoco se pueden quejar. Normalmente un diputado provincial cobra miles de euros, y un simple concejal de pueblo también puede llegar a contar en miles de euros su nómina mensual. También es verdad que otros perciben poco más de 1.000 euros, pero teniendo en cuenta la situación que ahora mismo se vive en España, donde los ingresos de algunas familias son nada, 400 euros mensuales o la pensión mínima del mayor de la familia, pueden darse todos con un canto en los dientes.

4. Disfrutan de privilegios desmesurados. Coche oficial, teléfono, restaurantes, hoteles, billetes de avión en primera clase, ordenador personal o tablets son solo algunos ejemplos que se pueden incluir en las dietas de nuestros políticos. Teniendo en cuenta que todos tienen un sueldo base, y que la mayoría cobra muy bien, es un insulto para los ciudadanos que además tengan ese tipo de privilegios, más propios de la burguesía que de los que se dicen representantes y parte del pueblo. Todo ello sin mencionar que su tributación al IRPF es inferior a la de un trabajador “normal”.

5. Hacen caso omiso de las reivindicaciones ciudadanas. O en la mayoría de los casos, es así. En los últimos dos o tres años hemos visto como las acciones de protesta se intensificaban: personal sanitario contra la privatización, profesores, padres y alumnos por una educación “pública y de calidad”, funcionarios que se quejan de las medidas emprendidas “contra ellos”… El Gobierno insiste en que estas decisiones, aunque “dolorosas”, son necesarias para superar -muy lentamente- la crisis, mientras que una parte de la población cree que la intención es acabar con el el Estado del Bienestar. En cualquier caso, los distintos gobiernos suelen hacer caso omiso de estas protestas, y muy puntualmente atienden algunas de las reivindicaciones de los ciudadanos.

no_future_banksy_140910

6. No resultan cercanos. La ciudadanía no siente empatía –ni simpatía- por sus representantes políticos. “Ellos no miran por ti” se escucha una y otra vez en conversaciones en bares, parques o en la sala de espera de la consulta del médico. “Ellos solo miran por ellos”, repiten. Y es que muchos ciudadanos tenemos la sensación de que a los políticos se les sube el cargo a la cabeza, marcan una gran distancia con el “pueblo llano”,  y únicamente les preocupa ganar el máximo dinero posible para garantizar su futuro y el de los suyos. Y todo ello teniendo en cuenta que algunos apenas tienen una formación mínima para ejercer su trabajo.

7. Mismo perro con distinto collar. Es así, no nos convence ninguna opción política. No confiamos en ningún partido. Día a día nos demuestran que están más interesados en convencer a la gente de que ellos son la mejor opción para gobernar, y se pasan la vida haciendo campaña. Es una historia de buenos y malos, donde el “tú más” y el “tú peor” son las expresiones más escuchadas en los discursos políticos. Y aunque ellos quieren que nos posicionemos en uno u otro bando, lo cierto es que cada vez estamos más alejados de la “clase política” en bloque.

8. Son incapaces de entonar el “mea culpa”. Ante cualquier error, ante cualquier fallo que puedan cometer en el ejercicio de sus funciones (un caso de corrupción, por ejemplo), ante una decisión mal tomada… ellos siempre defenderán su gestión, su honradez y su compromiso con la sociedad. “Nunca tomaríamos una decisión que pudiera dañar a nadie”, suelen decir. Y si la toman, no lo van a reconocer. Y por supuesto, seguirán ejerciendo sus funciones como si nada hubiera pasado. Ni sanciones, ni dimisiones, ni nada de nada. Una actitud que el pueblo ni entiende ni comparte, que acrecenta la impopularidad de los políticos y amplía la brecha con la ciudadanía.

9. No estamos de acuerdo con su condición de aforados. Más que todo, por el uso indebido que se hace de este privilegio. Aunque el aforamiento se estableció para garantizar el ejercicio democrático, lo cierto es que se ha convertido en el parapeto de muchos políticos para librarse de un proceso judicial ordinario. Es un nuevo ejemplo de la distancia existente entre ciudadanos y políticos, pues esta condición no cumple con el artículo 14 de la Constitución Española que asegura que todos los españoles son iguales ante la ley. Cargos públicos como el Presidente del Gobierno, ministros, diputados, senadores o presidentes de CCAA gozan de este derecho. Entre los privilegios jurídicos del aforamiento destacan la inviolabilidad (no pueden ser acusados por las opiniones emitidas en su función parlamentaria) y la inmunidad (no pueden ser detenidos ni retenidos, salvo que sean pillados en flagrante delito).

10. En definitiva, ni predican con el ejemplo, ni son un ejemplo a seguir. Tenemos esta percepción: se meten en política para ganar dinero, dan trabajo a familiares y amigos (un buen ejemplo serían los asesores políticos), hacen carrera política, se olvidan de que existe un mercado laboral muy complicado, no son conscientes de los problemas reales de los ciudadanos y viven en su mundo donde todo es mucho más fácil. Ellos que deberían ser ejemplo de transparencia, solidaridad y lealtad, son a menudo demagogos, interesados, soberbios y en el peor de los casos, corruptos.

Ante este panorama ¿qué podemos hacer los ciudadanos? Pues no nos queda otra que seguir ejerciendo presión para que las cosas cambien. Denunciar continuamente las injusticias, controlar el ejercicio político en la medida de nuestras posibilidades, condenar cualquier caso de abuso por parte de aquellos que gobiernan y demandar lo que nos corresponde como ciudadanos de pleno derecho. Y todo ello en un estado donde tradicionalmente hemos sido muy conformistas con lo que tenemos y demasiado benignos con los abusos del poder.

Anuncios

4 comentarios el “¿Por qué no confiamos en los políticos?

  1. Española, a mucha honra.
    7 mayo, 2013

    Quien opine lo contrario a lo que has escrito es por dos motivos:

    1- Que está “enchufado” en algún lugar o
    2- Que se debe a su partido.

    O un tercer punto, que es político.

    El problema es que la gente de derechas te ve como de izquierdas, y los de izquierdas como de derechas.

    No me refiero a tí, sino al conjunto de las personas. Es algo que se palpa en el ambiente.
    Si hablas con o eres capaz de tomarte una cerveza con … te tachan de un grupo o de otro. Con lo bien que se está hablando con todos !!.

    Esto es algo que impera en la sociedad.

    Ser político para mí es ser un pelele de un partido por y solo para él. Lástima de personas buenas que hay dentro de partidos y que no son capaces de levantar la voz cuando toca y frenar los pasos cuando toca. Dar un carpetazo sobre la mesa no es ser agresivo.

    A veces cuando caminamos por las calles, vemos a gente joven simpatizantes de partidos políticos, políticos que respaldan actos tremendos, que son anti humanos con los casos tan personales que están permitiendo, y a veces pienso: ¿qué pensará esta persona tan joven que está metido en un partido y que vale y no es capaz de dar testimonio y llevar la contraria?. Lástima de perder el tiempo en esos entornos.

    Lo que has dicho de la solución …. mira te voy a dar la solución muy práctica y eficaz. Porque esa solución la respeto mucho, vale pero a la hora de la verdad cuando la gente se manifiesta, cuando la gente tiene públicamente que hablar nadie sale para hacerlo. Ya me gustaría a mí ver a esos que tienen sus puestos “asegurados” manifestándose y opinando tan libremente. Nadie lo hace. Ninguno da ejemplo. ¿quién el primero?.

    Lo que hace falta es que entre una persona con un par de cojones. No se si se pueden decir tacos, pero es para que me entiendas. Patriótica ante todo.
    Que empiece a levantar a toda la mugre de políticos que viven del cuento, y también a los que se callan por no decir lo contrario, porque a personas así tampoco interesan … personas que no llevan la contraria, permitirán en situaciones difíciles que vaya peor, porque no reaccionarán, así que fuera también.
    Que viven en una realidad apartada y ajena a los problemas actuales de la mayoría.
    Se necesita mano dura (si esa también de las que vemos en tv que salen pegando con porras, también, pero claro si dices esto atacas al derecho humano ….), y no sirve.

    Pero tengo razón, queda muy bien decir por la vía buena, la via de la comunicación. Hay que dejarse de tonterías. Una persona que haga y deshaga desde el minuto cero.

    ¿De qué sirve la democracia?. Para decir los políticos son unos, la infanta es …. ¿sino me respalda la seguridad ni el bien común por todos?.

    Lo dicho, un político con cojones y consejeros con cojones, que bastante hay políticos corruptos y encima están los simpatizantes y afiliados defendiendo algo indefendible.

    ¿qué son los políticos primero?, ¿personas o políticos?.

    Ah por cierto, y aquí pringa todo el mundo pero sus sueldos bien que se los mantienen, ¿no tienen vergüenza de ir por la calle y saludar encima a la gente?.

    Seguiria pero no tengo ni ganas, todos sabemos como son.

    Un tema muy interesante que pocos se atreven a escribir sobre ello.

  2. Española, a mucha honra.
    7 mayo, 2013

    Por cierto, otra solución es no votarlos. Pero ni en blanco ni nada porque sino contabiliza, no votar. Que se voten entre ellos, sus enchufes y familiares.

  3. Española, a mucha honra.
    7 mayo, 2013

    Tengo por ahí un recuerdo de alguien que hace años cuando estudiaba me dio, y dice así:

    Un pueblo educado sabrá elegir a dirigentes honestos y competentes. Estos elegirán los mejores asesores.

    Un pueblo educado no permite corruptos e incompetentes.
    ” Nosotros sí”.

    Un pueblo ignorante desperdicia sus recursos y se empobrece.
    ” Es lo que hemos hecho nosotros”.

    Un pueblo ignorante vive de ilusiones.
    “Ilusinistas”

    Un pueblo educado sabe muy bien diferenciar un discurso serio de una prédica demagógica.

    Un pueblo educado prospera también en condiciones adversas.

    Cuanto más ignorante sea el pueblo, más van a perdurar ellos y más enriquecimientos ilícitos habrá.
    La corrupción siempre estará presente porque es el negocio de los sinvergüenzas.

    Insisto, solo hago preguntarme, la gente política y simpatizantes de partidos políticos que todos sabemos sus nombres y conocemos sus caras, en serio, ¿no les da vergüenza salir y caminar por la calle?,

    ¿qué hacen los que están calladitos mientras están mirando como la mayoría pero hacen como que no ven?, de verdad, ¿tienen la conciencia tranquila?,

    ¿será la indiferencia que muestran con sus actos callándose y no dando su testimonio un grado de culpa? …

    No me puedo creer que sean felices viviendo tapando sus mentiras y mostrándose impasivos dentro de sus grupos políticos.

    Lástima, lástima … los políticos son culpables, pero la gente que les apoya y está dentro de los partidos (esos que van ayudando, estos que quieren un puesto para acceder a concejal, estos que ya son concejales por ejemplo ….), estos son igual de culpables porque se callan.

    El día que reviente todo cuando quieran hacer algo será tarde.

  4. Maribel Lizán
    10 mayo, 2013

    Española, a mucha honra, gracias por expresar tu opinión en este post. Tu punto de vista es una ejemplo del malestar social. Ten en cuenta que he redactado un decálogo basado en el descontento que he podido percibir en la calle y en los discursos de los ciudadanos, pero desgraciadamente, el listado es mucho mayor.

    Como tú bien dices, no he hablado de temas como la disciplina de partido y he pasado muy por encima por otros como la formación de los políticos. Como en todas partes, en política hay gente muy preparada y otra que no lo está tanto. Se dice que una de las grandezas de la democracia es que cualquier persona puede acceder a un cargo público, pero yo soy de la opinión de que para dirigir un pueblo, una comunidad autónoma o un país tienes que tener unos conocimientos que te permitan desarrollar tu función de la forma más eficaz posible.

    Otro punto importante es que resulta evidente que en política, si quieres mantenerte o ascender debes ser fiel NO a una ideología (triste pero cierto), sino a una formación, y más concretamente, a los líderes del partido, que serán los que te recompensen o te releguen.

    También apuntas que “cuando la gente tiene que hablar públicamente nadie lo hace”. Mira, cuando opinas siempre hay alguien que escucha, y si a ese alguien no le gusta lo que dices, puedes verte perjudicado de cualquier manera, así que mucha gente se calla lo que piensa, sobre todo si se trata de un tema polémico o espinoso.

    Es evidente que todos deseamos políticos honrados, que de verdad se preocupen por el pueblo y no por su propio bienestar. ¿Utopía? hoy en día sí, definitivamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 mayo, 2013 por en Política y etiquetada con , , , , , , , .

Twitter

Calendario

mayo 2013
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Visitas

  • 2,672
A %d blogueros les gusta esto: